Dragon Ball, curioso título. Una infinidad de imágenes y sensaciones acuden a mi mente al escuchar esas palabras; impaciencia por la llegada de mi momento favorito frente al televisor, juegos en el patio del colegio, imágenes de personajes, sus voces, sus ropas, etc. ¡Qué cantidad de connotaciones acarrea el solo hecho de mencionar ese título...! ¿Sólo a mí? ¿Quién, a día de hoy, no ha oído hablar de ella? Bueno, al fin y al cabo no es más que una serie con veinte años de existencia que ha recorrido con éxito las televisiones de cinco continentes, que ha ofrecido años de entretenimiento con su manga y sus numerosos videojuegos y que, en la actualidad, sigue siendo emitida y seguida con éxito en nuestras pantallas. ¿Quién podría haberse dado cuenta de su existencia, verdad...?

De las experiencias personales vividas por cada uno, dependera siempre la cantidad y la naturaleza de las definiciones que puedan aparecer en nuestra cabeza cuando hablamos de Dragon Ball o de cualquier otra cosa.
 
Para muchos, esta serie no significará más que "unos dibujos animados que ponen en televisión", condensando en esa simple frase absolutamente todo lo que Dragon Ball representa para ellos. Para otros, como por ejemplo mi caso y el de muchos de vosotros, Dragon Ball significa tanto como para querer dedicarle meses de trabajo, años de disfrute y de emoción como fiel seguidor de su pase por televisión y, por último, añoranza de momentos pasados que de alguna forma compartí con todas esas cosas a mi alrededor, entre ellas esta serie, por supuesto. Y así podríamos dar con un sinfín de definiciones, tantas como fans existen alrededor del mundo.

Dragon Ball
nació, creció y sigue creciendo; nadie sabe si llegará el día de su desaparición o de su olvido. Lo que si sabemos con certeza es que ese día está lejos y que, en la actualidad, nos resulta imposible vislumbrarlo aunque miremos al más distante de los horizontes.
Lejos de eso, Dragon Ball goza de una salud envidiable. A pesar de lo ampliamente que ha sido explotada a lo largo de dos décadas, aún tiene mucho que ofrecer, no sólo a los que ya bien la conocemos desde su génesis, sino a aquellos que están por conocerla y que, al fin y al cabo, serán los que conserven nuestro legado como seguidores de esta serie.

Porque si Dragon Ball es grande lo es gracias a nosotros, sus incondicionables, que fuimos quienes la coronamos como reina de todas esas simbiosis que se producen, a veces, entre un producto y su público. Y por eso la queremos.
Por eso, por lo que Dragon Ball significó y sigue significando para muchos de nosotros, se publica esta web.

Para homenajear tanto a sus fans como a la obra en sí...
Y en definitiva a todas esas personas que hicieron de ese nombre lo que es en la actualidad y que decidirán lo que seguirá siendo en el futuro, habiendo contribuido así cada uno de nosotros en su extensa trayectoria. Y eso es lo que recorreremos a lo largo de estos capítulos, la epopeya de, probablemente, el mayor mito del manganime en todo el planeta.
Documento sin título